Aunque cada vez se tiene más en cuenta la experiencia de usuario en el diseño, cuando este está destinado a animales, parece que nos olvidamos que ellos son los que van a utilizar los objetos.

En un Design And Drinks, Andrea Garcia, dueña del Centro Veterinario Ciudad Naranco, nos habló de como los animales perciben el mundo y porque los diseñadores deberíamos tener eso en cuenta a la hora de diseñar productos.

Un claro ejemplo lo expuso al contarnos que los perros ven en un espectro que va desde tonos amarillos a tonos azules, menor rango del que vemos lo humanos, y que por lo tanto no distinguen el color rojo. Así que cuando una persona compra para jugar con un perro un frisbee rojo, y se lo lanza en un prao, posiblemente el perro lo vea todo del mismo color, así que para poder guiarse se debe apoyar en otros sentidos que tenga más desarrollados o simplemente por el movimiento.
Es un claro caso de mal diseño, ya que se ha pensado en la persona que compra el juguete, pero olvidándose del verdadero usuario.

[ale_one_half]Captura de pantalla de 2015-02-14 15:11:25 [/ale_one_half]
[ale_one_half_last] Captura de pantalla de 2015-02-14 15:16:10[/ale_one_half_last]

También nos mostró un vídeo en el que veíamos a unos ganaderos introducir una vaca en el camión de transporte, mientras ésta se resistía con todas sus fuerzas a subir la rampa fría y brillantemente metálica para entrar en esa cueva oscura donde no sabia que le esperaba cuando la negrura la envolviese, imaginaos vosotros en una situación similar y entenderéis a la pobre vaca.
Sin embargo cuando los camiones están bien iluminados, sin partes brillantes, y sin olores, los animales entrarán sin miedos, sin empujones y sin las crueles descargas eléctricas.

Y con esto pasamos a una historia que me contó Rebeca, amiga que colabora con nosotros como psicóloga en Emotional Factor.

Temple Grandin es una mujer americana protagonista de una historia alucinante, padece autismo y de algún modo se sentía muy identificada con los animales de la granja de sus tíos, donde estuvo viviendo durante una temporada.

Percibía el mundo de un modo similar, con su percepción sensorial muy desarrollada, ya que padecía hipersensibilidad, lo que le hacía sentir el mundo construido por los humanos de forma muy agresiva y molesta.

Esta hipersensibilidad le impedía tener contacto directo con las personas y se sintió atraída por un mecanismo que utilizaban para tranquilizar a las vacas, así que se construyó uno propio, la máquina de dar abrazos, que hoy en día se usa todavía como terapia para niños que autistas.

maquina-de-dar-abrazos

Mucha de la gente que viva una situación similar luchará por llegar a tener una vida lo más normal posible, o como dice ella misma, acabarían en una habitación dando vueltas en círculo, pero Temple fue un paso más allá, y su amor por la ciencia le llevó a estudiar psicología, especializándose en comportamiento animal.

El conocimiento adquirido durante los estudios, principalmente observación sobre el terreno, sumado a su peculiar forma de percibir el mundo, siendo capaz de empatizar con los animales, le llevaron a dedicarse al diseño de mataderos y ranchos, buscando que la respuesta emocional de los animales fuese lo menos traumática posible, mejorando su experiencia de usuario, animal.

Gracias a su capacidad de observación descubrió qué ponía nervioso al ganado o por qué caminan en círculos, y así diseñó corredores especiales que los animales seguían por propia voluntad hasta pasar por unas piscinas llenas de agua donde se lavaban. Hasta entonces todo esto se hacia forzando a las reses, lo que ocasionaba perdidas de tiempo, vidas y por supuesto dinero.

slide46-3

Pero no penséis que esto fue un camino fácil, pues la sociedad americana en la que se movía era muy cerrada y misógina, no la entendían ni lo pretendían. Pero, por suerte, siempre hay personas que escuchan, que ven más allá y la ayudaron a desarrollar su potencial, que al final iría en beneficio de todos, un win to win que muchos no querían ver.

Todo esto ya es historia que podéis encontrar en la red, eso sí, os recomiendo ver su biopic, que “igual” lo podéis encontrar aquí

También podréis encontrar más información sobre sus trabajos en http://www.grandin.com/spanish/spanish.html

Adrián García