Cliente: Simply – Grupo Auchan

OBJETIVO:

El reto en todo momento fue. ¿cómo hacer que un grupo de directivos, cajeros, mandos intermedios, encargados de mantenimiento etc crearan juntos nuevas propuestas para sus supermercados?

Difícil tarea pero no imposible.

Paso 1) Soltar mente. ¿para qué sirve una sierra?

El primer paso fue soltar sus mentes y crear  un ecosistema en el que no hubiera jerarquías para que todos, en igualdad de condiciones, opinaran y comentaran luchando juntos por un mismo fin.

¡Qué mejor forma de sacar de sus casillas (en el mejor sentido) a las personas que desconfigurandoles ideas preconcebidas! Todos juntos dieron ideas de para qué podía servir una sierra. ¡para serrar! dijo el primero, ¡para untar mantequilla!, para peinarte, (y así las mentes se fueron abriendo…) “para rascar la espalda a un diplodocus” y un largo, largo etc. Hasta 70 ideas se colocaron en la pared a cada cuál más sorprendente.

Paso 2) Definir el problema. ¿cómo se llama nuestro usuario?

No hay que olvidar el objetivo del taller. Encontrar ideas para aplicar al día siguiente en la red de supermercados. Para ello, ya con las mentes despejadas y por grupos pequeños, se pensó en un usuario real que ellos conocieran que fuera cliente del supermercado. ¿quién es?¿qué suele comprar?¿con qué frecuencia va?¿pregunta mucho a las cajeras o va directo a lo que necesita?.

Paso 3) brainstorming Vaciar la mente

Con “Javier” o “María” en el centro, se plantearon, otra vez, ideas sin juicio de cosas que podían interesarle. Todas las opiniones eran válidas. Nunca se sabe debajo de qué palmera puede estar el tesoro.

Paso 4) Definir alternativas Agrupar, clasificar y ordenar para poder trabajar

Por Diagramas de afinidad se  agruparon las ideas en bloques manejables que fueron tomando forma por sí mismos. Al final, todas las propuestas siempre giraban en torno a unos pocos bloques de pensamiento.

Paso 5) Dar forma. ¿cómo las ideas se pueden aplicar al usuario?

Cada bloque de ideas se redactó de manera tal que pudiera ser expresado como un enunciado, llegando a un nivel de detalle variable en función de la imaginación de los allí reunidos.

Para afinar más cada una de ellas, se plantearon diferentes roles, uno por integrante, para que se fueran crivando, redefiniendo, mejorando y enfocando desde todas las perspectivas posibles.

Paso 6) Elegir. Sólo puede quedar una.

Usando las herramientas de selección de alternativas, se llegó a aquella idea que encajaba de la mejor manera posible en todos los escenarios planteados.

El final llegó con la exposición del trabajo realizado. Cada grupo exhibió su propuesta de manera muy elaborada.

Tras apenas dos horas, un grupo totalmente interdisciplinar obtuvo soluciones aplicables a su propia forma de trabajar con una potencialidad de éxito altísima ya que fueron gestadas desde dentro. De ellos para ellos, desde las personas y para las personas.